La Plaza de Yemma El Fna: Marrakech
atardecer2

Ir a un solo lugar y, con ello, darte una idea muy fidedigna de cómo es el país que visitas es algo quizá imposible; sin embargo, después de visitar la Plaza Yemma El Fna, en pleno centro de Marrakech, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, podrás tener un concepto muy acertado del transcurrir de este país del norte de África, claro que para ello deberás visitarla varias veces en un día, a manera de que aprecies las mutaciones que ofrece al transcurrir el tiempo.

Y es que, desde muy temprano, la plaza se comienza a poblar, la gente viene y va aumentando el bullicio a medida como avanza la mañana, así es que, una vez que dejes tus aposentos (aquí es muy recomendable que te hospedes en un riad, éstos son casas tradicionales con patio en medio y habitaciones a su alrededor, algunos de varios pisos y con terraza) te dirijas hacia la plaza, eso sí, camina con precaución, pues hay gran movimiento de gente y vehículos, y no queremos que nos pase algún accidente ¿verdad?

Si no has desayunado, la opción idónea es que vayas a alguno de los restaurantes y cafés que rodean esta enorme plaza de forma rectangular para que, a la vez que tomas fuerza con tus alimentos, contemples el incesante movimiento que hay aquí.

La Mezquita Kutubia

Después de esto, una visita ineludible es conocer –por fuera, pues si no eres musulmán no podrás entrar– la Mezquita Kutubia o Koutoubia, la más grande de Marruecos y edificada en el siglo XII; su torre minarete, de unos 70 metros de altura, muy similar a la famosísima Giralda de Sevilla, es la construcción más alta de la ciudad, llegarás sin problemas cuidándote de los carromatos impulsados por caballos y evitando a los paseantes y a los innumerables vendedores ambulantes.

De regreso quizá pienses que estás en otro lugar y no en Yemma El Fna, pero no, como transformista que cambia su vestimenta en un abrir y cerrar de ojos, el zoco cambia su aspecto y entonces ahí podrás encontrar a los infaltables –pero cada vez más escasos– aguadores, a encantadores de serpientes y, a uno y otro lado, puestos de jugos de naranja así como de higos y dátiles te invitarán a refrescarte y endulzarte la vida.

La mágica tarde, una invitación para el esparcimiento

Ya por la tarde, una visita ineludible es que acudas al Café de France y, en una de sus más altas terrazas, mientras disfrutas de una bebida, admirar el espectáculo que ofrece la plaza a estas horas, cuando el sol comienza a ponerse y tiñe más de ocre el paisaje; ahora, bailarines y músicos callejeros hacen su aparición para deleitarte con sus ritmos típicos, mientras habilidosas mujeres ofrecen realizarte un efímero tatuaje de jena.

De pronto, comenzarás a escuchar como la voz de los muecines al Adhán (llamada a la oración) propagándose por todos los rincones de la ciudad, y también, verás como la plaza va poblándose de puestos y comienza a invadir el ambiente un olor a especias, cordero, a la vez que se propaga el humo de las parrillas anunciando que se va alistando la comida ante la inminente hora de la merienda.

marrakech_blog_resto_comida_2_tu_experiencia

Disfruta de su gastronomía

Bajas del Café de France y ¡oh sorpresa! Llegas a un lugar distinto, ahora todo son puestos de comida, difícilmente eludirás sentarte en alguno de estos, como les llaman los españoles, chiringuitos, a degustar algo de la cocina marroquí a precios accesibles, pero si desconfías, platillos como el cus-cus, los tajines, las salchichas mergez y la variedad de carnes asadas estarán a tu alcance en alguno de los restaurantes que rodean Yemma El Fna.

Lo que te costará más trabajo encontrar es dónde tomarte una buena cerveza o una copa, pues recuerda que estás en un país musulmán, aunque sí hay sitios donde los incluyen en su carta; lo que sí hallarás y los recomendamos ampliamente, son los pastelitos de almendra y miel, que te endulzarán hasta el espíritu.

Así, en un día y en un sólo lugar tendrás la oportunidad de conocer la esencia de un país, con sus carencias y cualidades, su gente y su música; claro, siempre podrás completar la experiencia con este tour, que te llevará a otros sitios no menos mágicos, el que quizá sea mejor hagas al día siguiente.

Y ya que estás en Marruecos, también es muy recomendable esta excursión, que te adentrará en una región de particular belleza con paisajes únicos: el Sahara y el desierto de Zagora.

Información Sobre el Artículo
La Plaza de Yemma El Fna: Marrakech
La Plaza de Yemma El Fna: Marrakech
después de visitar la Plaza Yemma El Fna, en pleno centro de Marrakech, a manera de que aprecies las mutaciones que ofrece al transcurrir el tiempo.
Editor
Tu Experiencia
Logo

Comentarios

Deja un comentario